El fuerte de San Cristobal (Navarra)

La noche del 22 de mayo de 1938 se produjo una de las mayores fugas de una prisión. El lugar el fuerte de Alfonso XII en Navarra, el número de presos que huyeron 795, supervivientes 221, sólo 3 consiguieron cruzar la frontera y llegar a Francia, pero empecemos la historia por el principio.

Por Davinia Martínez

Tras la última guerra carlista (1876) y con motivo de proteger a Pamplona de las futuras amenazas se decidió construir un fuerte en el monte Ezcaba. Era 1878 y el comandante de ingenieros José Luna fue el encargado de dirigir esta obra que no estuvo terminada hasta 1919. Para entonces ya estaba obsoleto, con la Primera Guerra Mundial el armamento militar había evolucionado mucho y el Fuerte quedaba expuesto a los ataques aereos, así que su primer uso fue cambiado por el de prisión militar. Aunque popularmente se conoce como Fuerte de San Cristobal, debido a una ermita cercana al lugar, su nombre oficial se debe a que fue construido durante el reinado de Alfonso XII.

1936 Navarra bajo el control de los sublevados
En 1936 estalla la Guerra Civil, un conflicto que dividió a España en dos, convirtió a amigos en enemigos y las detenciones estaban a la orden del día. Es a partir de entonces cuando las condiciones de la prisión navarra se endurecieron y se vivieron los peores acontecimientos.

En poco tiempo la población reclusa ascendió a más de dos mil presos, aunque las cifras reales nunca se conocieron, ya que sólo quedaban registradas las entradas de los presos con condena firme. La mayoría de los confinados eran republicanos que estaban acusados de pertenecer al movimiento obrero o de simpatizar con algún sindicato de izquierdas.

La vida en la prisión
La vida en reclusión no es sencilla pero son necesarias el cumplimiento de una serie de necesidades básicas, y estas parecían no cumplirse en este lugar. Un ejemplo es el que narraba Agapito Galindo (preso nº 1675): Nos daban un vaso de agua para beber todo el día. Para lavarnos nos mojábamos con agua que escurría entre las piedra. 

Los presos estaban hacinados, dormían en el suelo, la comida escaseaba y los malos tratos estaban a la orden del día. Los datos oficiales afirman que de 1937 a 1945 año en el que cerró sus puertas murieron 305 reclusos. Las causas son diversas, como por ejemplo paros cardíacos o desnutrición, aunque lo más seguro es que muriesen a consecuencia de las palizas propiciadas por los guardias. Tenían prohibido asomarse por las ventanas, si lo hacían eran disparados, el correo que recibían era censurado previamente y eran obligados a golpe de fusta a acudir a misa.

La Gran Evasión 
22 de mayo de 1938. Las puertas del recinto estaban abiertas, la vigilancia era mínima ya que se trataba de un domingo. Los cerca de 2.500 prisioneros tenían dudas sobre si aquello era o no una trampa. Sólo unos pocos sabían que se estaba preparando la huída. Finalmente 795 se arriesgaron a escapar. El desconcierto era total. Había rumores, pero nunca pensamos que la fuga fuera a llevarse a cabo. Cada uno tiró por su lado; algunos, que incluso pensaron que se había terminado la guerra. Esto es lo que relataba Ernesto Carratalá en 2007 para El País. 

Uno de los guardias retenidos consiguió escapar y dio la voz de alarma. Pronto llegaron refuerzos y los tiros empezaron a sonar en el monte Ezkaba.

Los presos empezaron a correr monte abajo y así lo narraba Félix Álvarez: Las tropas nos perseguían a tiros por el monte, nos iban matando como a conejos, al que veían lo mataban, así que nos fuimos dividiendo y dividiendo, y al final íbamos dos gallegos y yo, que soy de León, juntos. No sabíamos dónde estaba Francia. Por la noche avanzábamos y por el día permanecíamos agazapados, hasta que ya no aguantamos más el hambre y nos arriesgamos de día. (El País, 2007).

De los 795 reclusos fugados 585 fueron apresados y 207 fueron asesinados a tiros durante la huída. Los militares justificaron la muerte de los reclusos afirmando que se trataba de presos peligrosos. Los cabecillas que hurdieron el plan de fuga fueron fusilados en el centro de Pamplona. Sólo tres presos llegaron a Francia.

Tumbas sin nombre
Durante la ascensión a la cima del monte Ezcaba a lo largo del camino aparecen cruces y si no se conoce la historia de lo que allí sucedió puede sorprender al visitante. Están puestas por los familiares de los cientos de presos que perdieron sus vidas en este penal. A los 207 asesinados durante la famosa evasión hay que sumar los 305 muertos por diversas enfermedades. No podemos olvidar a todos aquellos que entraban sin estar registrados, los llamados presos gubernativos que eran fusilados a los pocos días de llegar, sin ser registrados ni juzgados. O a los que ponían en libertad y cuando iniciaban el descenso del monte los ejecutaban, en las llamadas sacas. 

Al principio eran enterrados en los cementerios de los pueblos de los alrededores, hasta que los alcaldes se quejaron de que se estaban quedando sin espacio para sus habitantes, y el director de la prisión improvisó un camposanto alrededor de la prisión.

Hoy, en 2015, los descendiente de los reclusos siguen buscando a sus familiares, como hemos comprobado en una noticia del pasado día 25 de febrero en la que se podía leer lo siguiente: El Ayuntamiento de Berriozar llevará hoy a sesión plenaria la propuesta para la exhumación de los restos de cinco fusilados de la fuga del Fuerte Ezkaba (1938) en una fosa común del casco viejo (Noticias de Navarra).

Nota oficial. La evasión de los presos de Pamplona
La prensa francesa a sueldo de los rojos, con motivo de la evasión del Fuerte de Pamplona de una cuarta parte del número de presos allí detenidos, que aprovecharon la benevolencia de los guardianes para dar muerte a uno de  ellos y tumultuariamente se echaron al campo,se dedica a forjar fantásticas novelas de difamación contra la España nacional. De los presos fugados una gran  parte se presentaron enseguida, reintegrándose al Fuerte; otra muy importante fue capturada por las fuerzas encargadas de su persecución, siendo muertos en el encuentro una parte de los que se enfrentaron con las fuerzas de Seguridad. Los jueces trabajan activamente para esclarecer la ayuda de armas pasadas por la frontera con destino a los presos fugados, así como para aclarar las actividades de súbditos franceses que en días anteriores parecían haber visitado los caseríos cercanos al Fuerte”.

(Diario de Navarra, 17 de junio de 1938)

El Fuerte en la actualidad
El ejército abandonó el lugar en 1987, aunque quedó un retén de vigilancia hasta 1991. Diez años después fue nombrado Bien de Interés Cultural por la dirección general de Bellas Artes.

Desde 2007 varias asociaciones de víctimas del franquismo están ejecutando la exhumación de cadáveres en las laderas del Fuerte. Ese mismo año el Congreso de los Diputados aprobó una inversión de 500.000 euros para su rehabilitación.

Conforme empieza el camino que te lleva al fuerte todos tus sentidos se ponen alerta. Saber todo el sufrimiento que vivieron los presos hace que se te encoja el corazón. Cuando di los últimos pasos antes de llegar a la prisión me vino a la mente la gran huída que tuvo lugar en 1938. Fui armada con mi cuaderno de campo para apuntar todo lo que iba a ver, pero finalmente no la saqué. Preferí centrarme, tratar de dejarme llevar por el lugar y grabarlo todo en la memoria. Lo que más impresionó de lugar no fueron el gran foso que lo recorre o las alambradas de su alrededor, sino una puerta. Puede parecer extraño, pero la cerradura de la puerta estaba llena de agujeros de bala. Y esa imagen no se me va a olvidar nunca.

En la actualidad sigue siendo un recinto militar y en la puerta principal hay un cartel en el que se puede leer: Fuerte Alfonso XII. Bien de Interés Cultural, propiedad del Ministerio de Defensa. Acceso cerrado al público. Riesgo de accidentes por caídas o desprendimientos.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s